Menú principal

Trucos para hacer una buena felación

trucos hacer buena felación

Es, sin duda alguna, una de las prácticas sexuales favoritas de los hombres. La felación, como se conoce a la estimulación oral del pene, es un juego erótico habitual en los encuentros íntimos de las parejas de todo el mundo. En España, según revela la última Encuesta Nacional de Salud Sexual, el 38% de los hombres encuestados había recibido sexo oral en los últimos doce meses. Chupar, lamer, besar, morder… todo está permitido para provocar sensaciones placenteras al varón.

Cuando la pareja no tiene demasiada confianza, practicar una felación puede dar cierta vergüenza. Para vencerla, nada mejor que ponerse manos a la obra y experimentar. Y, sobre todo, pedir al compañero sexual que diga claramente cuáles son sus jugueteos favoritos. Para facilitarte la tarea, a continuación te ofrecemos una serie de trucos para hacer una buena felación que haga a tu chico elevarse al séptimo cielo.

Los inicios

Los comienzos deben ser delicados, como si de cualquier otra caricia se tratase. Es recomendable empezar con suaves lametones al pene, en el sentido que prefieras. Al principio, basta con utilizar la punta de la lengua e ir sacándola, poco a poco, de manera gradual. Una vez que el miembro viril esté humedecido, ya puedes introducirlo en tu boca. Es importante que lo hagas hasta donde puedas para no sentir náuseas.

Ya está en tu boca. Es todo tuyo y eres libre para jugar con su pene cuanto quieras. Utiliza tu lengua, tus labios e, incluso, tus dientes, eso sí, con delicadeza porque se trata de dar placer, no de provocar dolor. Aunque la felación es una actividad eminentemente oral, no tienes por qué excluir a las manos del juego. Ayúdate de ellas para sujetar el miembro viril y para acariciarlo.

El frenillo y la corona del glande

Puedes aumentar el ritmo, paulatinamente, para incrementar el grado de excitación de tu pareja. Acentúa la presión de tus labios alrededor del pene e intensifica los movimientos. En este punto, las aspiraciones también son muy placenteras. El frenillo y la corona del glande son los puntos más erógenos que hay en el cuerpo masculino, así que debes insistir en estas zonas para provocarle un enorme placer.

Luego, reduce la presión que ejerces con tu boca en su órgano sexual y vuelve a las caricias más suaves. De este modo, disminuirás la excitación de tu chico y podréis prolongar el placer. Cuanto más larga sea la fase de excitación, más explosivo será su orgasmo. Puedes variar la intensidad de la estimulación tantas veces como queráis hasta que el hombre eyacule. Ahora que ya sabes los trucos para hacer una buena felación, ¿a qué esperas para ponerla en práctica?

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>