Menú principal

Tratamiento de la disfunción eréctil

tratamiento de la disfunción eréctil

La disfunción eréctil es un problema que llega a ser francamente estigmatizante para aquellos varones que la sufren. Los expertos estiman que estos problemas llegan a afectar a uno de cada cinco varones. Especialmente a partir de los 40 años la incidencia de la disfunción eréctil es mucho mayor.

Menos del 10% de las personas que sufren este problema se deciden a acudir a su especialista, pese a que atajar la disfunción eréctil es más sencillo cuanto antes se comience a tratar el paciente.

Causas y explicaciones de la disfunción eréctil

En el caso de los pacientes que son mayores de 40 años, las causas más habituales que suelen motivar la aparición de la disfunción eréctil suelen ser enfermedades, problemas de riego o efectos secundarios de algún tipo de medicamento. Pese a que vejez y problemas para lograr una erección no tienen que ir unidos, la vejez puede ser otro factor que dispare la aparición de estos problemas. En este sentido, los mayores de 65 años presentan una incidencia del 25%.

La diabetes, el alcoholismo, problemas arteriales y que afecten al flujo de sangre a la zona del pene, el estrés, la depresión (y el consumo de antidepresivos y ansiolíticos) o problemas en la producción de testosterona también son motivos de la disfunción eréctil.

El primer paso para el tratamiento de la disfunción eréctil es el del diagnóstico. En este sentido, es necesario realizar un examen completo a nivel físico, así como una evaluación hormonal. Tras esto, el especialista escogerá los mejores tratamientos y opciones terapéuticas para hacer frente al problema.

También se deben hacer evaluaciones neurológicas, además de estudios arteriales o venosos, así como estudios a nivel psicológico orientados a determinar si las dificultades para alcanzar una erección responden a causas físicas.

Tratamiento y mejora

Hay una serie de líneas de tratamiento para la disfunción eréctil. La primera de estas sería la farmacológica o química. Hay una serie de medicamentos, como el citrato de sildenafilo o la apomorfina se han probado eficaces en este apartado.

El especialista puede considerar la cirugía revasculizadora como vía hacia la mejora. En estos casos, lo esencial es que entre el especialista y el paciente exista una confianza plena, de cara a que los miedos y prejuicios lógicos que albergue el paciente queden disipados. Y es que el primer paso para hacer frente a estos problemas tiene que darlo la propia persona que los sufre.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>