Menú principal

Sex and sex and rock and roll

sex & sex & rock and roll

Mick Jagger, Robert Plant, David Bowie, Gene Simmons, David Lee Roth, Vince Neil, Jared Leto, Chris Cornell, Michael Hutchence… además del talento, hay algo que todos estos rockstars tienen en común. No es otra cosa que su capacidad para atraer al sexo opuesto. Por alguna razón, el sex appeal de las estrellas de rock es más poderoso que el de, digamos, los futbolistas, los actores, los políticos u otras figuras públicas que se nos vengan a la mente. Las razones, dinero aparte, se nos escapaban… hasta ahora.

Un reciente estudio elaborado por la Universidad de Sussex, realizado a unas 1.500 mujeres de una media de edad en torno a los 28 años, establece que las mujeres tienden a sentirse más atraídas y permeables a mantener relaciones sexuales puntuales con personas capaces de desarrollar actividades creativas complejas (caso de tocar un instrumento o componer una melodía).

La erótica del escenario está orientada, de acuerdo con lo que expone este estudio, a encuentros sexuales más puntuales que a largo plazo. Dichos resultados vendrían a probar una hipótesis que se remonta a los postulados de Darwin, según la cual la música humana habría nacido como un ritual y condición necesaria para el cortejo.

Ignoramos si “Whole lotta love”, “Miss you”, “Rusty Cage” o “Beth” fueron creadas con la intención de favorecer la procreación (sospechamos que, en muchos casos, al menos fue una motivación secundaria), pero lo cierto es que el sex appeal del rock y el pop es indudable.

En esta línea, un estudio desarrollado recientemente en Bretaña parece incidir en el valor añadido en términos de atractivo que una guitarra tiene. En efecto, de acuerdo con esta prueba, un mismo joven, ubicado estratégicamente en un centro comercial, pidió a unas 300 mujeres su teléfono, de cara a quedar para una cita. En un tercio de las ocasiones portaba una guitarra consigo, en un tercio una bolsa de deporte y en el resto de las situaciones, nada.

Una de cada tres féminas accedieron a darle el teléfono al muchacho cuando iba guitarra en ristre, un 14% lo hicieron cuando no llevaba nada, y el 9% cuando portaba una bolsa de deporte. Los estudiosos relacionan este curioso fenómeno con que la habilidad musical estaría relacionada con los niveles de testosterona, algo que, de manera atávica e intuitiva, sería aún percibido.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>