Menú principal

Riesgos y beneficios de la masturbación

riesgos y beneficios de la masturbación

Lejos quedan aquellos días en los que en las escuelas y seminarios se advertía a los niños de que la masturbación les podía dejar ciegos. Al contrario de lo que decían los más agoreros, la estimulación de los genitales, tanto para el hombre como para la mujer, tiene muchos beneficios, siempre y cuando su puesta en práctica no sea patológica o incontrolable.

Se cree que el origen del término viene de las palabras latinas manus y turbare, es decir, excitar con la mano. La mayoría de los varones se masturban agarrando el pene con su mano y moviendo esta de arriba abajo; en el caso de las mujeres la preferencia mayoritaria es la estimulación de la zona del clítoris.

Los estudios estiman que el 95% de los hombres, y entre el 80 y el 90% de las mujeres, se masturban con cierta frecuencia.

Beneficios de la masturbación

Un estudio que realizara en su día un equipo de expertos auspiciados por el Cancer Council Victoria señaló que los varones entre 20 y 50 años que se masturban con una regularidad de 5 veces a la semana tienen considerablemente menos posibilidades de contraer cáncer de próstata.  En el caso de las mujeres, se previenen dolencias como la cistitis y otras infecciones urinarias, así como la diabetes. Asimismo, para las féminas la masturbación ayuda a reforzar el suelo pélvico y permite liberar el estrés. Para los hombres, pese a lo que se dice habitualmente, la masturbación ayuda a conocer mejor el cuerpo, nuestros ritmos y necesidades, de manera que podemos controlar mejor la eyaculación y, por tanto, durar más mientras se practica el sexo.

Asimismo, al masturbarnos el cuerpo genera un importante flujo de dopamina de manera natural, un aporte que nos ayuda a mantener los niveles de optimismo y alejar el riesgo de padecer una depresión.

Riesgos de la masturbación

El principal riesgo de la masturbación tiene que ver con la imposibilidad de dejar de masturbarse, siempre que el impulso llega al individuo. En este sentido, este problema puede llegar a causar problemas de integración al individuo y estigmatizarlo de por vida. Pese a que es un problema de difícil reconocimiento, es necesario que si el individuo admite que sus impulsos masturbatorios le impiden desarrollar una conducta normal opte por acudir al especialista. Un psicoterapeuta puede ayudar al paciente a controlar esas compulsiones de cara a desarrollarlas de manera sana y socialmente aceptable.

 

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>