Menú principal

Ponte en forma con el Kama Sutra

adelgazar con sexo

No hay duda de que practicando sexo se suda. Y mucho. Los beneficios de las relaciones sexuales para la salud son numerosos, ya que el cuerpo libera endorfinas y serotonina, sustancias que proporcionan bienestar y placer. Pero hoy vamos a centrarnos en las ventajas que ofrece para ponerse en forma. Porque los encuentros íntimos pueden suponer un gasto considerable de calorías. Según un estudio de la Universidad de Quebec, en una relación de 25 minutos, un hombre consume 101 calorías de media, mientras que una mujer quema 69.

Si quieres rebajar los kilos que te sobran, te proponemos seguir una dieta equilibrada y compaginarla con una rutina sexual determinada. Para ello, puedes guiarte por el Kama Sutra, un texto hindú famoso por recoger 64 posturas para hacer el amor, entre otros aspectos sobre el comportamiento sexual de las personas. Adelgazar con sexo es posible, sobre todo, si se ponen en práctica nuevas situaciones que impliquen un mayor esfuerzo físico.

Las mejores posturas

El mayor o menor consumo de calorías viene determinado por múltiples variables, como la dificultad de la posición, los movimientos que se efectúan, la frecuencia cardíaca, el ritmo de la respiración, las contracciones de los músculos… Una postura ideal para adelgazar con sexo consiste en que la mujer se sitúe de rodillas, con la espalda arqueada, y se apoye sobre las manos. Luego, tiene que deslizarse para rozar su trasero con la pelvis del hombre, que permanece arrodillado y con el cuerpo doblado hacia atrás.

Otra postura adecuada para adelgazar de una manera divertida establece que la mujer debe acostarse boca abajo, pero sólo sus hombros tocan la superficie, con lo que el cuerpo queda elevado. Excepto un brazo, que se coloca delante de la cabeza. Por su parte, el hombre se coloca detrás de ella y marca el ritmo de la penetración con los puños cerrados a ambos lados de la cabeza de la mujer.

Una propuesta más: el varón, que está arrodillado, coge a la mujer, que permanece tumbada, por las nalgas. Luego, eleva su cuerpo hasta que quede sentada sobre él, con los muslos a cada lado del torso y las piernas sobre los antebrazos. Y, por si fuera poco, te damos una alternativa más. En esta postura, el hombre se coloca de pie con las piernas abiertas y una rodilla flexionada, de modo que pueda sujetar a la mujer por las nalgas. Así, el cuerpo de la chica queda elevado, pero queda enlazada a su pareja colocando las piernas alrededor de su cintura.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>