Menú principal

Las parafilias más extrañas

parafilias

Se conoce como parafilias a aquellos hábitos sexuales mediante los cuales una persona obtiene placer sin realizar los juegos y las actividades convencionales, sino a través de otros estímulos. Hay muchas clases de parafilias, desde aquellas que están relacionadas con ciertos objetos hasta las que implican determinados fluidos corporales, entre otras muchas. Porque cada persona es un mundo y el modo de llegar a la excitación social puede ser totalmente diferente. El fetichismo es una de las parafilias más conocidas. Y es que hay personas que se excitan con determinadas cosas materiales; por ejemplo, con los zapatos de tacón de aguja (también se denomina altocalcifilia).

Algunos especialistas también consideran que el sadomasoquismo (http://es.wikipedia.org/wiki/Sadomasoquismo) es una parafilia. Las personas que llevan a cabo estas prácticas disfrutan con el dolor (bien sea proporcionándolo o recibiéndolo). Las correas, los látigos y otros instrumentos para causar daño son elementos habituales en las sesiones masoquistas. Pero hay otras parafilias mucho más raras. Es el caso de la urofilia y la coprofilia, que tienen como protagonistas a la orina y las heces. Como suele decirse, sobre gustos no hay nada escrito; y hay personas que consiguen un alto grado de excitación jugando con los desechos que origina el cuerpo humano.

Pasión por las flatulencias

Siguiendo con las parafilias escatológicas, nos encontramos con la eproctofilia, nombre con el que se denomina al placer que se obtiene con las flatulencias. Los eproctofílicos sienten gozo al oler los gases que emanan del intestino. Por su parte, las personas que tienen una gran cantidad de vello en el cuerpo son objeto de deseo para los aficionados a la hirsutofilia. Estas personas obtienen placer sexual con las parejas que tienen abundante pelo en el cuerpo o en el rostro.

Hay algunas parafilias que pueden llegar a provocar problemas de salud. Una de ellas es la clismafilia, como se denomina al placer que sienten algunas personas cuando se aplican un enema en el ano. Esta práctica puede ser sumamente perjudicial, ya que puede provocar graves daños en la zona si no se hace con los productos adecuados o se repite con demasiada frecuencia.

Ciertas parafilias pueden ser perfectamente saludables, pero implicar riesgos de otro tipo. Como la agorafilia, que es la atracción por mantener relaciones sexuales en lugares públicos. Una fantasía que tienen muchas personas, pero que pocas se atreven a llevar a cabo. En definitiva, las parafilias son otras formas de ver y poner en práctica la sexualidad. Y tú, ¿conoces otras actividades sexuales curiosas?

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>