Menú principal

El sexo como negocio

tercer sexo

El sexo, cuando se transforma en dominación y herramienta de extorsión, esclavización y humillación pierde su condición de acto de expresión de amor y liberación. Todo lo divertido, hermoso, entretenido y excitante que tiene la práctica sexual desaparece cuando se convierte en mercancía y, lo que es peor, cuando lo que se ‘mercantiliza’ es a la propia persona. Algunos defienden que el problema de la prostitución en España se acabaría (o, al menos, todos los aspectos negativos que la rodean) si se regulariza plenamente el estatus de los trabajos del sexo y los profesionales que a ellos se dedican. Otros, sin embargo, creen que una mayor vigilancia y control de este tipo de actividades se hacen más necesarias que nunca.

El nuestro es el país de la Unión Europea que lidera el ranking de sexo de pago, tanto en lo que respecta al uso de los servicios que ofrecen los locales de prostitución en España, como en lo que respecta al número de prostíbulos y prostitutas/os que se dedican a estas actividades en nuestro país. Los propietarios de clubes a favor de la regularización señalan que estas actividades tienen en nuestro país unos ingresos anuales de unos 18.000 euros.

Y es que, de acuerdo con los últimos datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística, cerca de 3 de cada 10 españoles de entre 18 y 48 años reconocen haber contratado, el menos en una ocasión, los servicios de una prostituta.

En el caso de las prostitutas, los estudios estiman que el 90% de ellas son de origen extranjero. En este sentido, sólo 5 de cada 100 mujeres que reconocen dedicarse a estas actividades dicen hacerlo por iniciativa propia y no por causas económicas o coacciones. Asimismo, 9 de cada 10 trabajadoras del sexo son mujeres, siendo el número de hombres residual.

No son pocas las voces que claman en favor de una regularización de estas actividades. En este caso, no sólo de cara a una mejora de la situación de las, sobre todo, mujeres que a ellas se dedican sino, además, para favorecer una mayor actividad económica. En este sentido, los Inspectores de Hacienda calculaban recientemente que la legalización de las drogas blandas y la prostitución resultarían en unos ingresos tributarios de en torno a 6.000 millones de euros, al aflorar los 18.000 millones de euros en ingresos mencionados que dicen recibir los propietarios de locales de alterne y proxenetas.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>