Menú principal

Descubre el tercer sexo

tercer sexo

El ámbito de la identidad de género es sumamente complejo. Hay personas que nacen en un cuerpo equivocado y son incapaces de adoptar el rol que su físico les marca. Pero también hay seres humanos que no se identifican con ninguno de los dos géneros. No es algo extraño en la naturaleza, puesto que el grueso de los vegetales es hermafrodita y hay muchos animales que cambian de sexo a lo largo de su vida. La sociedad ha empezado a dar su lugar al llamado tercer sexo. De hecho, Australia y Alemania ya han reconocido oficialmente esta categoría de género.

De acuerdo con este planteamiento, los ciudadanos de ambos países pueden elegir no registrarse como hombres o mujeres. Y es que estas situaciones no son tan excepcionales como pueda parecer a primera vista. Aproximadamente, se calcula que, por cada 250 personas, una padece hermafroditismo. El reconocimiento por parte de estos dos países del tercer sexo puede evitar las intervenciones quirúrgicas que se realizan a los bebés que poseen atributos de ambos sexos. Operaciones que entrañan un elevado riesgo para la integridad física del paciente y, de las cuales, en Estados Unidos se efectúan cinco a diario.

Intersexualidad en niños

Lo cierto es que la intersexualidad, que afecta a un 1% de la población, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), supone un grave problema en los recién nacidos. Y es que las dos opciones que hay (operar o no) tienen importantes consecuencias. Por un lado, si los padres y los médicos deciden operar al bebé, existe el peligro de que algo salga mal en la intervención y de que los órganos genitales resulten dañados. Y, en el peor de los casos, que el paciente pierda la vida.

La otra alternativa, que ahora permiten Australia y Alemania, es no otorgar la prevalencia a un sexo sobre el otro quirúrgicamente y dejar que sea el menor quien decida con cuál de ellos se siente identificado cuando sea mayor. El gran inconveniente que surge entonces es cómo se define y educa a esa persona hasta que sea capaz de determinar su sexo. Así las cosas, queda mucho por andar en este camino para conseguir que los seres humanos intersexuales puedan sentirse a gusto consigo mismos sin sufrir traumas.

El tercer sexo comienza a ser reconocido, pero es necesario controlar que no se produzcan situaciones de marginación al establecer una nueva categoría de género. Hay personas intersexuales que están de acuerdo con esta clasificación, pero otras no se sienten identificadas con ese término. Tendremos que esperar a ver cómo se desarrollan los acontecimientos y comprobar si más países se suman a este reconocimiento oficial.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>