Menú principal

Curiosidades sobre el pene

pene

El pene es objeto de muchos mitos y controversia, tanto entre los hombres como entre las mujeres. El tamaño suele ser causa de preocupación entre un porcentaje elevado de la población masculina. Sin embargo, no es la única inquietud que ronda la cabeza de los varones. La forma, el grosor e, incluso, el color son aspectos del miembro viril que despiertan ciertas dudas. Y es que no hay dos penes iguales, por lo que las diferencias, normalmente, no deben ser motivo de desasosiego.

El pene puede presentar diferentes tonalidades. En algunos casos, este órgano puede tener un color violáceo en la cabeza o en otras zonas. Esto se debe a que por él pasan numerosos vasos sanguíneos, que se dejan ver si la piel es muy fina. Otra razón que justifica la coloración es que hay hombres a los que les ha quedado tejido cicatrizado después de una intervención de fimosis y que adquiere un tono más oscuro que el resto de la piel. No obstante, si en el pene se aprecia una tonalidad rojiza o rosada, es recomendable acudir a una consulta médica, ya que podría tratarse de una erupción.

La curvatura del miembro viril

La forma que toma el pene varía mucho de un hombre a otro. Si tiene un aspecto similar al de una banana, es decir, una curva poco pronunciada, puede tener más facilidades para acceder al punto G de la mujer durante la penetración. Por su parte, los varones que tienen el miembro viril un poco curvado hacia arriba suelen ofrecer mucho placer a la chica con la conocida postura del misionero.

Si ‘carga’ para un lado, la penetración desde atrás, en posición fetal, puede resultar muy satisfactoria. Los problemas surgen con las curvas excesivas (cercanas a un ángulo de 90 grados), ya que se trata del recrecido de tejido cicatrizado que puede causar mucho dolor y problemas de erección. Respecto a los penes circuncidados, no tienen por qué generar complicaciones a la hora de mantener relaciones sexuales, aunque sí pueden ser más sensibles.

En circunstancias normales, un pene sano puede tener un número indeterminado de erecciones al día. Tanto es así, que ni siquiera es necesario que un hombre tenga sexo o pensamientos excitantes para experimentar una erección. ¿El motivo? Porque el miembro viril se activa cuando recibe un exceso de sangre. Es la manera que tiene el cuerpo humano de mantener ese tejido en buena forma. De hecho, muchos varones suelen registrar en torno a ocho erecciones durante la noche sin tener sueños húmedos.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>