Menú principal

Consejos para practicar sexo anal

sexo anal

El sexo anal continúa siendo un tabú para muchas parejas. Algunas mujeres temen que esta práctica les produzca dolor y un porcentaje significativo de hombres heterosexuales recelan de ella porque la asocian a las relaciones homosexuales. No obstante, puede provocar sensaciones placenteras si los implicados están convencidos de llevar a cabo este tipo de penetración. Y es que en el ano se concentran multitud de terminaciones nerviosas, que pueden dar lugar a una experiencia muy gratificante.

Antes de practicar sexo anal, es importante tener en cuenta ciertos aspectos. En primer lugar, la pareja debe ser muy escrupulosa con la higiene. La zona debe lavarse previamente con agua y jabón y también es recomendable vaciar el recto antes de mantener relaciones. Otra medida higiénica básica es usar preservativo siempre que se realice coito anal, tanto para evitar el contagio de virus y bacterias como la transmisión de enfermedades venéreas. Por supuesto, es imprescindible cambiar el condón si luego va a hacerse una penetración vaginal para no contaminar dicha cavidad.

Cuida la lubricación

Debido a que se trata de un esfínter muscular, el ano debe estar relajado antes de efectuar el coito. En este sentido, cobra una especial importancia la lubricación, ya que esta parte del cuerpo no se humedece por sí misma. Por ello, es vital utilizar un lubricante de base acuosa, de modo que facilite la introducción del pene. Los movimientos en el sexo anal tienen que ser muy suaves para evitar que la persona receptora sufra dolor. En ocasiones, es conveniente realizar ejercicios de dilatación con un dedo para preparar la zona.

Así las cosas, los preliminares son esenciales para disfrutar de un sexo anal placentero y sin el riesgo de sufrir lesiones. La penetración debe efectuarse de manera progresiva para no causar daños. Si la pareja experimenta sensaciones dolorosas, es mejor interrumpir el coito. Esta actividad sexual puede ofrecer mucho placer a la pareja que lo practica, pero es importante tener en cuenta que, en el caso de la mujer, no la lleva al orgasmo por sí sola. Para alcanzar el clímax, es necesario estimular el clítoris mientras se produce el coito.

Puede hacerlo ella misma o su compañero, pero esta última opción es más complicada, ya que él debe entonces coordinar la penetración con el movimiento de los dedos sobre el clítoris. Sin embargo, son muchas las mujeres que aseguran que los orgasmos que sienten con el coito anal son más intensos que los vaginales. Esta práctica sexual es una opción rechazada por algunas parejas y preferida por otras. Depende de la opción de cada uno porque lo importante es disfrutar.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>